fbpx
Seleccionar página
Compartir en:

“He aquí mi secreto: sólo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible a los ojos”


Boda en Los Jardines del Rey don Sancho en Zamora

Con esta frase de Antoine de Saint-Exupéry, autor de El Principito, quiero comenzar este post, pues sé que es uno de los libros favoritos de Merce, la protagonista de esta preciosa historia de amor.

Me gusta conocer a las parejas que fotografío antes del día de su boda porque es la mejor manera que tengo para poder captar lo que los ojos no ven, lo esencial. Y, ¿qué es lo esencial? Lo esencial no son las flores que adornan el lugar de la ceremonia, ni el precioso vestido que ese día lucirá la novia. Lo esencial no son los anillos, ni el peinado. No son los vestidos de las amigas de la novia, ni el coche de época donde llegará ella. Está muy bien fotografiar todos estos detalles porque apetecerá ver esas fotos cuando pasen unos años para recordar como iba vestida la novia o como se peinó esa amiga a la que siempre le gusta llamar la atención. Pero lo que de verdad apetecerá recordar una y otra vez es lo esencial. Lo que a simple vista no ven los ojos si no has conseguido tener una total empatía con tu pareja de novios. Lo que solamente ven la familia y amigos. El amor, la alegría, la amistad, la emoción, el compañerismo, la complicidad entre personas que se conocen desde hace mucho tiempo. Esa mirada cariñosa de la abuela a su nieta que se casa. La emoción, que no se puede contener, de la madre que ve a su hija o a su hijo ya mayor como vuela para emprender una nueva vida ¡Qué rápido pasa el tiempo! Si seguramente en sus mentes los recuerdan como si fuera ayer cuando empezaron las clases en el colegio o la guardería. Por eso lo más importante es guardar lo esencial para que no se pierda en el olvido. Y es por eso que en mis fotos intento captar lo que sólo el corazón puede ver: Lo esencial.

Merce y Rubén, habéis conseguido ocupar un huequito en mi corazón y me siento feliz por ello. Gracias por hacerme partícipe de vuestra historia.

Quiero agradecer desde aquí la colaboración de mi querida amiga y compañera Marghe Mazzanti ¡Me encanta trabajar contigo!


Si quieres ver la galería a pantalla completa pincha aquí