fbpx
Seleccionar página
Compartir en:
Reportaje de boda en el Parador de Sigüenza y en Finca Sigüenza


Enamorarse es algo maravilloso y sentirse correspondido por la persona amada es de lo mejor que nos puede pasar en la vida. Si, además, es capaz de comprometerse a vivir con nosotros el resto de nuestra vida, la dicha que podemos llegar a sentir es infinita. Esta sensación única es la atmósfera que se respira en una boda. Por que una boda no es sino la manera que tiene una pareja de enamorados de compartir su dicha con todos sus seres queridos. Y es por eso que a mí me encanta fotografiar bodas. Porque adoro esa magia que se respira desde el inicio de los preparativos y que dura todo el tiempo, incluso hasta el final de la jornada, cuando todos se relajan tras el primer baile y el entusiasmo va dejando sitio al cansancio. Porque me encanta ver a todo el mundo feliz. Porque, más allá de la belleza que podemos encontrar en todo lo organizado para que ese día sea perfecto, hay belleza en cada mirada, en cada gesto, en cada situación, en cada momento… Porque a pesar de los nervios, que yo también paso, es un auténtico placer para mí sentirme partícipe de vuestras historias. Me siento realmente afortunada de poder vivir esta sensación una y otra vez.

Gracias Noelia Palafox por contar conmigo tantas veces.


Si quieres ver las fotos a pantalla completa pincha aquí